¡Múevete!

El lema «¡Muévete!» nos impulsa al dinamismo y al movimiento.

  • La espiral como una metáfora del dinamismo en la propia vida, en nuestra dimensión vocacional. Nos imaginamos el movimiento vocacional como un dinamismo de la persona que se concreta de dentro hacia fuera y viceversa. En el cartel se ha expresado con una flecha en forma de espiral que invita a realizar en la vida movimientos que salen del propio discernimiento interior para dar respuestas en la exterioridad de una manera comprometida. Dicho de otro modo, moverse con sentido, encontrar sentido a la propia existencia a partir del movimiento que nos propone Jesús de Nazaret en nuestras vidas.
     
  • Como un tablero de juego: otra idea que se integra en el cartel es la del tablero de juego en el que cada casilla expresa una situación o un aspecto simbólico que se puede trasladar a las propias vidas. Nuestro Dios se encarna en nuestra situación vital concreta y en nuestras opciones. Por lo tanto, los elementos del tablero de juego nos ayudan a reflexionar sobre cómo nos movemos, por qué nos movemos y para qué nos movemos y si dicho movimiento es realmente significativo en nuestras vidas.
     
  • Los personajes del cartel expresan diferentes actitudes ante la vida. Nuestra realidad es dinámica, fluctuante, inmediata. Nuestra vida conlleva una diversidad de experiencias en nuestro caminar, crecer, caernos, reflexionar, volver a empezar, levantarse… Ante la propia vida lo que cambia es la actitud personal. ¿Cómo nos situamos? ¿Cómo nos movemos?

Desde el enlace puedes acceder a los materiales:

http://www.maristas.es/content/lema