oración por la familia

Nuestras familias tienen defectos, Señor,

quizá se parecen poco a tu familia:

María, la madre oyente de Dios,

José, el trabajador incansable y obediente,

tú, Jesús, un buen chico, destinado a cosas grandes.

Pero es nuestra familia, Señor,

y queremos pedirte por ella,

y por nosotros,

para que haya más unión,

para que cada uno en su tarea,

nos amemos,

para que no se rompa esta gran maravilla

a causa de los egoísmos personales,

para que todos crezcamos humanamente,

para que los hermanos lo seamos de verdad

y no porque “nos ha tocado”.

Jesús,

que nuestra familia se parezca,

cada vez más, a la tuya:

oyente de Dios, trabajadora, unida,

obediente al amor que tú nos enseñas

desde la sencillez del pesebre y de la carpintería.

Que nuestra familia, como la tuya,

sea parte de la gran familia humana,

abierta a los demás.

Así sea.