cuando yo no había nacido

Cuando yo no había nacido,

Tú, Dios, ya me conocías.

Cuando estaba dentro

de mi madre,

Tú ya me querías

y te reías al verme.

Cuando nací,

Tú me diste el primer beso

y me pusiste a unos padres

que me quieren.

Me has regalado

una vida muy bonita.

Gracias, Dios,

por quererme tanto.