marcelino y los niños

A Marcelino, le gustaba mucho estar con los niños. Cuando se preparaba para ser sacerdote, al llegar las vacaciones, en su pueblo, reunía a los niños y les explicaba el catecismo.

Hablando con los Hermanos les decía: No puedo ver a un niño sin que me venga el deseo de manifestarle lo mucho que le quiere Dios.