sabes como soy

Señor, ya sabes cómo soy.

Sólo pienso en tener cosas.

Hazme ser una persona desprendida,

generosa, servicial y leal,

para que todos tengan

un hueco en mi corazón,

y así también tengas cabida tú.